Mi experiencia ha sido increíble. Estoy contenta porque mi hijo cada día va a la escuela feliz, con ganas de ver a todas las profesoras y amigos. El trato con los padres es formal; te avisan si el niño no se siente bien y tienen todos los cuidados que se pueden imaginar.