Nosotros hemos traído 2 niños a Acuarella y hubiéramos repetido de haber tenido un tercero. La tranquilidad de saber que dejas a tus hijos con el equipo que forman no tiene precio. Realmente para ellos ha sido una segunda casa, que a menudo es lo que las familias buscamos. Tienen, además, unas instalaciones geniales y con cocina propia. Una escuela 10!