Los juegos en Acuarella

El “cesto de los tesoros”

Es una fuente de experiencias que el bebé (cuando ya puede permanecer sentado) recoge a través de los sentidos por iniciativa propia. Se concentra, escoge, experimenta, cambia un objeto por otro,… seleccionando determinados objetos de la cesta sin dudar, actuando con interés.
Con esta propuesta desenvuelve y perfecciona la coordinación ojo-mano-objeto y la habilidad de manipulación.
Busca y recibe estímulos de diversos objetos que a través del tacto, el gusto, el olor, el sonido, la vista y el movimiento corporal, le facilitan un crecimiento rápido del cerebro.
Los objetos del cesto pueden ser: naturales, de materiales naturales, de madera, de metal, de piel, de ropa, de goma, cintas, papel y cartón. Son objetos seguros y seleccionados cuidadosamente por las educadoras. Se limpian con regularidad.
El cesto del tesoro fue creado y sistematizado por Elinor Goldschmied.

El juego heurístico (1-2 años)

Se trata de una actividad de juego, exploración y combinación de objetos. Estimula la imaginación, facilita la concentración y el aprendizaje.
Es un buen momento para este tipo de juego porque los niños ya disfrutan de la habilidad de usar las manos y de las nuevas posibilidades de movimiento recién adquiridas que le llevan a nuevos descubrimientos.
Los objetos que utilizamos en este juego facilitan acciones como: llenar, vaciar, encajar, apilar, notar contrastes y parecidos, hacerse preguntas y buscar soluciones. Los objetos seleccionados son de diferentes formas, dimensiones, pesos, colores, …

El juego simbólico (2-3 años)

Recreación del mundo adulto. Este juego permite al niño adaptarse y resituarse activamente en el mundo. Primero, actúa mediante la imitación y después recrea la realidad externa a partir de sus propios deseos, intereses, capacidad de investigación, miedos, etc.